La Inquisición Española I

La Inquisición Española fue una institución eclesiástica creada para mantener la ortodoxia católica que, junto al poder político de su tiempo, pugna por la unidad religiosa.

Tipos de inquisiciones

Podemos mencionar tres tipos de Inquisiciones: la Medieval, la Papal y la Inquisición Española. 

La Inquisición Medieval

La Inquisición Medieval surge a finales del siglo XII con el Papa Lucio III, que crea los tribunales episcopales y otorga su jurisdicción a los obispos de cada diócesis para combatir la herejía catara.

Cincuenta años más tarde, con el Papa Inocencio III y el apoyo de los Reyes de Francia, se lleva a cabo la Cruzada Albigense en la región del Languedoc situada al  sur de Francia. 

Fue una lucha religiosa contra los herejes albigenses que habían creado una iglesia paralela basada en la creencia de que el mundo físico había sido creado por Satán y el espiritual por Dios.

La Inquisición Papal

Es el Papa Gregorio IX quien crea la Inquisición Pontificia o Papal, para perseguir la herejía y que estaba bajo su autoridad directa.

La inquisición se extendió por toda Europa a excepción de los países escandinavos e Inglaterra.

La Inquisición Española

En 1478, surge la Inquisición Española tras ser concedida mediante bula por el Papa Sixto IV por la cual se otorgó su control a los Reyes Católicos.

Los primeros años de la Inquisición fueron los peores de su historia, porque al principio los procesos estaban menos regulados y eran menos garantistas que en etapas posteriores.

Algunos de los Inquisidores Generales de esa época como el Cardenal Cisneros o Pedro de Portocarrero fueron además personajes relevantes en la política. 

Además, otros gobernantes como Felipe II están muy ligados a la inquisición debido al intenso combate contra el luteranismo en su reinado.

La Leyenda Negra en la Inquisición Española

La Leyenda Negra contra España iniciada en el siglo XVI, tiene uno de sus pilares precisamente en la visión protestante de la Inquisición Española que comenzó a difundirse en los territorios alemanes donde se empleó la recién inventada imprenta para exagerar y difundir la horripilante fama de la inquisición española.

Gobernantes como Guillermo de Orange, y dibujantes como Jhon Foxe y Thierry de Bry insistieron en señalar al Tribunal de la Inquisición española como inhumano y monstruoso, cuando en el resto de Europa había otros tribunales que utilizaba métodos similares.

Gracias a los textos escritos y a las exigencias procesales inquisitoriales tenemos abundante información para probar que, durante los 350 años de su existencia, la Inquisición ejecutó aproximadamente a unas 3000 personas y para el mismo periodo de tiempo los ejecutados en territorios protestantes de Alemania y solo por brujería se acercan a los 25.000.

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites