Felipe II

Felipe II nace en Valladolid, hijo de Isabel de Portugal y del emperador Carlos V, quien, al abdicar, le cedió las coronas de España y los Países Bajos.

Tuvo a su lado grandes consejeros de su padre, como el Duque de Alba, para las cosas de la guerra, Francisco de los Cobos, para los temas de hacienda, el Cardenal Tavera o Juan de Zúñiga, entre otros.

Felipe II contrajo cuatro matrimonios políticamente beneficiosos. Primero, con María de Portugal, para unificar el territorio peninsular. Después con María Tudor, convirtiéndose en rey consorte de Inglaterra e Irlanda. Su tercera esposa fue Isabel de Valois, cerrándose así una etapa de enfrentamientos con Francia. Otra vez viudo y sin heredero varón, contrajo matrimonio con su sobrina Ana de Austria, que sería la madre del futuro Felipe III.

Fue un rey autoritario, que gobernó un extenso imperio aunque mantuvo el sistema de consejos permanentes para la administración de los distintos territorios, construyó una impresionante maquinaria administrativa que llegaba a todo el Imperio y fijó la capital del reino en la entonces pequeña villa de Madrid. En literatura El Lazarillo de Tormes es un reflejo de las dificultades de la época.

La victoria de San Quintín contra Francia el día de San Lorenzo fue conmemorada con la construcción del Monasterio de El Escorial, sellándose la paz de Le Cateau-Cambrésis.

Felipe II hizo frente a algunos problemas internos.

El problema con su hijo primogénito, Carlos, con el que tuvo numerosos enfrentamientos, debidos a la salud mental del príncipe, que le llevaría a ser confinado hasta su muerte.

El de las Alpujarras granadinas, producido por la rebelión de los moriscos y que sería aplacada militarmente por Don Juan de Austria.

Y la traición de su secretario de cámara Antonio Pérez que, al revelar secretos de Estado, provocó un grave conflicto con Aragón y sus fueros e instigó el asesinato de Juan de Escobedo secretario de Don Juan de Austria.

Durante su reinado tuvo lugar la Batalla de Lepanto frente a la armada otomana con una gran victoria en la que participa Miguel de Cervantes, el manco de Lepanto.

El monarca también sufrió algunas derrotas. La de la Armada Invencible, en su camino para invadir Inglaterra. Y, además, el conflicto religioso en los Países Bajos con la guerra de los 80 años, que acarreo sucesivas bancarrotas a la corona española.

Con Felipe II se produce un período de gran esplendor cultural. En arquitectura, destacan Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera, arquitectos de El Escorial.

En pintura, El Greco, Tiziano y Alonso Sánchez Coello.

Es la época de Miguel de Cervantes, de los poetas místicos como Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, del teólogo y humanista Fray Luis de León, o del inventor Jerónimo de Ayanz, precursor de la máquina de vapor, entre otros ingenios.

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites